The Crow (A Poem, Lost Since 1999, Now Found) Now in English and Spanish

[ad_1]

The Crow

“In 1996, I got MS, and I could not hold anything, it fell from my hands, I could not remember what happened five minutes after the fact, and I had to go to the bathroom 16-times a night, my legs wobbled, and 85% of my body was numb (and I was always tired, sleeping between 10 and 14 hours a day, plus naps, and falling to sleep wherever), to mention a few of my systems. Yang Yang, a Chinese Artist, whom was a professor of art in the Midwest for many years at a local college, moved from Iowa, to St. Paul, Minnesota, and we met perhaps around 1993. I liked his art, but it was expensive, he was well known in China, and becoming well known in the Midwest, New Orleans, and Florida areas, and in other parts of the country as well. He painted a picture of craw, in oils, that seemed to be in a standing trance, focused on something, what, was the question. This was most inspiring to me; I suggested he should do a series of them. I thought about buying the painting, it was small in comparisons to his other ones, some he sold for $25,000, and up; and he had of course the cheaper ones. He wanted at that time, in 1996, $1400-dollars, for the small painting, but gave it to me for $750. It was really a good deal and I cherished it. My MS at this time had even made me pale, and I had to grip items as I walked through the mall to his art shop. And then he showed me one day, three other pictures of crows he did, each one was, or seemingly was (he would never comment on his paintings to the point of explaining them fully, he felt you should see in them what you see), anyhow, he showed them to me, and each one showed the crow in a revitalization process, until one, the last of the four was looking towards the sun, ready to take flight and bombard it (that was me). Perhaps one or two years later, he asked me for the forth time if I wanted to buy the other three, I did but I didn’t have the amount of money it would take to buy them, I was investing at the time, in fear I would need money incase my MS put me into a wheelchair, thus, he sold each one to me for $250, a very low fee. And I have them to this day.”

The poem, “The Crow,” was found after eight-years, with the picture of the original crow (1999)) never before published, or seen by the public)) at the time I wrote it I did not feel like I wanted to publish it, and it is dedicated to Yang Yang:

The Poem:

Heavy he leans his feathered head

Gazing at the blood red mist

Tired, — his face shows time has past

And on his tarnished-gray wings-

The world rests…

Has God forsaken you-?

To grief and pain:

To love the sparrow instead?

Are you not the largest of the perching birds?

Crowned with a grayish hood-;

Or are you just a crow…the farmers hate

(or should)…?

Your breath has left you

My feathered friend…

Too week to lift your head again?

What separates you from man?

Is it the sky and land?

Or the road each must go?

Each unto his own…!

It seems to me,

Life’s a test for you as well?

But man must ponder on,

And Reason.

What is the question you ask?

I see, within the stare

Of your silent dark eyes:

“Who are these masters who rule the land-?

Give back to me the sky!”

However,–will you fly again?

Touch the heavens?

Light your wings on fire

From the scorching sun?

Glide with the wind until dawn?

You are the mystery that cries

Within…but then, you are not made in His Image,

My Friend…!

Spanish Version

Poema Introductorio

El Cuervo

“En 1996, adquirí esclerosis múltiple y no podía sostener nada, todo se caía de mis manos, no podía recordar tampoco lo que había pasado cinco minutos atrás, y tenía que ir al baño dieciséis veces en una noche, mis piernas temblaban y el 85 % de mi cuerpo estaba adormecido (y siempre estaba cansado, durmiendo entre 10 y 14 horas al día, más siestas, y dormitando en cualquier parte), sólo para mencionar algunos de mis síntomas. Yang Yang, un Artista chino, quien había sido professor de arte en la región norte-centro de los Estados Unidos por muchos años en un colegio local, se mudó de Iowa, a San Pablo, Minnesota, y nos conocimos quizás alrededor de 1993. Me gustaba su arte, pero era caro, él era famoso en China, y se estaba volviendo famoso en la región norte-centro de los Estados Unidos, también en Nueva Orleáns y Florida, y en otras partes del país también. Él pintó un cuadro de un cuervo, en óleo, este parecía que estaba parado en trance, concentrado en algo, ¿en que?, era la pregunta. Esto era muy inspirador para mí; le sugerí a él que hiciera una serie de ellos. Pensé en comprar la pintura, era un pequeño cuadro comparado a los otros, algunos él los vendía por 25,000 dólares, y otros más caros; y por supuesto él tenía otros más baratos. Él quería en aquel tiempo, en 1996, 1400 dólares por la pequeña pintura, pero me lo dio en 750 dólares. Era realmente una buena compra y yo la apreciaba. Mi esclerosis múltiple en ese tiempo incluso me había hecho palidecer, y tenía que agarrar cosas para sostenerme mientras iba por los pasadizos del centro comercial a su galería. Y un día él me mostró otros tres cuadros de cuervos que él hizo, cada uno estaba, o aparentemente estaba (él nunca comentaría sus pinturas al punto de explicarlos totalmente, él sentía que tú deberías ver en ellos lo que tú veías; de todos modos, él me los mostró) en un proceso de revitalización, hasta que uno, el último de los cuatro miraba hacia el sol, listo para tomar vuelo y atacar (este era yo). Quizás uno o dos años más tarde, él me preguntó por cuarta vez si quería comprar los otros tres, yo quería pero no tenía la cantidad de dinero que tomaría comprarlos, yo estaba invirtiendo dinero en ese entonces, por temor a que necesitaría dinero en caso de que mi esclerosis múltiple me pusiera en silla de ruedas, así, él me vendió cada uno en 250 dólares, un precio muy bajo. Y hasta este día aún los tengo.

El poema, “El Cuervo”, fue encontrado después de ocho años, con el cuadro original del cuervo ((1999) (nunca antes fue publicado, o visto por el público)) en ese tiempo yo lo escribí y no sentí ganas de publicarlo, y está dedicado a Yang Yang:

El Poema:

Pesado él inclina su cabeza emplumada

Mirando fijamente a la niebla rojo sangre

Cansado, -su cara muestra que el tiempo ha pasado

Y sobre sus alas grises deslucidas-

El mundo descansa …

¿Te ha abandonado Dios-?

Para la angustia y el dolor:

¿Para amar al gorrión en cambio?

¿Tú no eres el más grande de los pájaros que posan?

Coronado con una capucha grisácea-;

¿O solamente eres un cuervo…que los agricultores odian

(u odiarían)…?

Tu aliento te ha dejado

Mi amigo emplumado…

¿Tan débil para levantar tu cabeza otra vez?

¿Qué te separa del hombre?

¿Es el cielo y la tierra?

¿O el camino que cada uno debe seguir?

¡Cada uno por su cuenta…!

Me parece a mí,

La vida es una prueba para ti también

Pero el hombre debe reflexionar,

Y Razonar.

¿Cuál es la pregunta que haces?

Ya veo, dentro del mirar fijo

De tus silenciosos ojos oscuros:

“¿Quiénes son estos maestros que gobiernan la tierra-?

¡Devuélveme el cielo!”

Sin embargo, – ¿volarás de nuevo?

¿Tocarás el cielo?

¿Encenderás tus alas en el fuego

del sol que chamusca?

¿Te deslizarás con el viento hasta el alba?

¡Tú eres el misterio que grita dentro…

Pero entonces, tú no eres hecho en Su Imagen,

Mi Amigo…!

[ad_2]